La suerte en el aprendiz es un intangible que pocas veces falla. Esa misma suerte que ahora, más veterano, muchas veces envidio y hecho en falta.

Esa flor que a todos nos acompaña en nuestras primeras salidas, parece que se va esfumando a medida que empezamos a entender de qué va esto de la caza.

Como si lo uno estuviese reñido con lo otro.

Como si la experiencia siempre debiese franquear el obstáculo de la complejidad y el esfuerzo.

O a lo mejor es solo un gancho que nos pone la naturaleza para despertar nuestros instintos cinegéticos.

<<Mira aprendiz, pruébalo, disfrútalo, es incomparable, da el paso, te engancharás… Pero aprovecha la oportunidad, pues nunca más volveré a ponértelo tan fácil…>>

Quien sabe, pero aquella sorda, mi primera becada, no fue accidente si no azar, un lance de fortuna, pero igualmente perseguido, que no me convirtió en cazador, pero si me dejó la enorme ilusión de aprender a serlo.
 

Mi primera becada, un recuerdo imborrable

Once años después no me hace falta profundizar en el morral de mis recuerdos para rememorar cada detalle de aquel lance.

Lo que sentí, lo que pasó, como lo viví, la emoción, la explosión de felicidad, los gritos de éxtasis, las palabras saliéndose a borbotones y sin criterio…

Todo eso se mantiene muy vivo en mi memoria, como esa bonita historia que nunca olvidas y que siempre compartes, porque forma parte de lo que eres y porque ha tenido una trascendencia vital en el antes y en el después.

¡Mi primera becada!… Gritaba a toda voz, entre tanto acariciaba y admiraba la belleza salvaje de aquel impresionante pájaro.

Aquella temporada, la de mi bautizo venatorio, tornaba a su fin y todo parecía indicar que no iba a poder disfrutar de las mieles del éxito.

Quizás había hecho méritos en situaciones anteriores, quizás ese primer cobro se demoró más de lo debido.

No lo sé, pero poco importaba, pues ya la tenía entre las manos, simbolizando el esfuerzo y la dedicación de un cazador en ciernes

Recuerdo cómo la miraba embelesado, investigando con atención cada ápice de su anatomía, muy lejos de identificar su edad o su sexo, conocimientos que solo llegarían con el paso de los años, pero decidido a no olvidar jamás esos colores otoñales de su plumaje, sus enormes ojos negros apostados en los flancos de la cabeza o su característico y largo pico.

En ese momento era incapaz de imaginar, que lo que despuntaba como una futura afición, iba en realidad a convertirse en una de mis grandes pasiones.

Mi primera becada | Experiencias de caza de becadas | Cuaderno de Caza
 

Una jornada cualquiera de Febrero

Aquella templada mañana nada hacía presagiar el buen final que nos aguardaba.

En pleno mes de Febrero, corriendo ya las últimas escenas de la veda general, tan solo unas pocas viajeras querenciosas se aferraban a sus refugios de invierno.

Becadas muy hechas al terreno, conocedoras de los entresijos de éste, tan escurridizas y hábiles que habían logrado burlar nuestra presión una y otra vez en cada una de las jornadas anteriores.

Pero la ilusión, como cada vez que pisábamos el monte, volvía a brillar como la de un niño al descubrir un caramelo.

La esperanza es lo último que se pierde, más aún cuando eres aprendiz y estás buscando desvirgar tus instintos cinegéticos.

Me acompañaba mi tio, por no decir que, en realidad, lo acompañaba yo a él y a sus dos perras: Luna y Tali.

Dos preciosos ejemplares de setter inglés, que durante muchos años fueron un fiel ejemplo de talento y tenacidad en la caza de pluma, y que aquella jornada en concreto, trabajaron de forma implacable para brindarme la oportunidad de cobrar mi primera becada.

Pertrechados de todo lo necesario, partimos desde el Cierro del Cura, revisando cada rincón y procurando gran prudencia en aquellas escasas ubicaciones en las que habíamos detectado actividad en cualquiera de los días previos.

Pero la suerte nos iba siendo esquiva una y otra vez.

Bien por la inexistencia de inquilinas, bien por nuestra incapacidad para ponerlas a tiro cuando Luna y Tali cumplían con su cometido.

Sin embargo, aquella mañana estaba muy activo, inexplicablemente confiado, muy despierto y desenvuelto.

Solo necesitaba la más mínima oportunidad para poner a prueba mi flamante aplomo y no sé por qué, pero tenía la sensación de que antes o después iba a llegar…
 

Una viajera salvaje y escurridiza

Y no me equivoqué, aunque se hizo esperar hasta el final de la jornada, cuando perros y cazadores dirigíamos nuestros pasos de vuelta al punto de partida, cansados de subir y bajar pendientes, bregar entre las encinas y abrirnos paso en busca de los senderos ocultos por las zarzas.

Cansados, pero con el espíritu bien despierto y atento a la más ligera señal que nos permitiese encontrar ese lance tan deseado.

Un lance que nos propició Tali, siempre Tali, esa tenaz e incansable setter que siempre buscaba donde nadie lo hacía y que, con frecuencia, marcaba la diferencia con el resto.

Solo tuvo que guiar sus vientos hacia un nutrido manto de helechos, que se apostaba al pie de una gran loma de encinas inaccesibles, para detectar la emanación de la sorda que se escondía entre ellos y quedarse bloqueada en muestra.

Sin embargo, poco tardó la becada en elegir una de sus escapatorias y buscar nuevo refugio a través de ella, dejándonos sin la posibilidad de llegar a su altura, pero con el convencido objetivo de iniciar su persecución para volver a probar nuestras opciones.
 

Una persecución incesante

La habíamos visto camuflarse unos cientos de metros más arriba entre la espesura de encinas.

Se trataba de una arboleda razonablemente joven, muy densa, plagada de ganzos, escajos y en apariencia infranqueable, pero tanto mi tio como yo estábamos dispuestos a dejarnos la piel, algo que hicimos literalmente, con tal de alcanzar esa esquiva becada e inclinar la balanza a nuestro favor.

A base de esfuerzo (O a puro huevo, como se suele decir vulgarmente) fuimos logrando sortear los obstáculos vegetales, tratando de controlar a los perros para que no se excediesen en su ventaja y estropeasen la operación.

Por fin, con parte de la ropa hecha jirones y multitud de magulladuras en las manos y los brazos, conseguimos alcanzar la zona deseada, entre tanto esperábamos ansiosos que Luna y Tali detectaran nuevamente el calor de la sorda.

Pero incluso para ellos era complejo rastrear el entorno, pues no eran muchos los huecos que se abrían para permitir el paso.

Aún así, no tardaron en volver a poner de manifiesto su talento, volviendo a mostrar una sorda que se acababa de posar.

Enseguida nos aferramos a nuestras escopetas, con la intención de ser lo más ágiles posibles a la hora de encarar y disparar, pero nuevamente nos negó el disparo, concediéndonos únicamente el privilegio de escucharla romper las ramas unos metros más adelante.
 

La suerte de mi primera becada

Ver y oír son sentidos complementarios, pero diferentes.

El segundo es tan necesario como el primero, pero te obliga a tirar de intuición para adivinar la dirección que había tomado la sorda.

La parte positiva es que únicamente tenía dos opciones, derecha e izquierda, ya que hacia abajo estábamos nosotros y más arriba se aperturaba una sierra totalmente limpia y despejada que servía de alimento a un rebaño de ovejas.

Mi tio se tiró a la derecha con Luna y Tali por delante navegando entre el bosque de encinas y yo hice justo lo contrario, hasta alcanzar el borde de la arboleda, que se topaba con una pista que servía de descanso entre encinares.

Agotado por el esfuerzo anterior, caminaba lentamente mientras trataba de escuchar cualquier sonido que me aclarase la evolución de la búsqueda de mi tio.

Casi había llegado al vértice de las encinas y mientras dudaba sobre si quedarme allí o descender los pocos metros que me separaban de la pista, escuché la señal que esperaba…

Dos golpes de beeper, un silencio sepulcral que no se veía interrumpido por el percutor de la Breda semiautomática de mi tio, un ligero chasquido en el borde de una rama cercana…

Y en ese momento, instintivamente, levanté la vista y vi pasar a la becada solo unos metros por encima de mi cabeza.

Lo que ocurrió a partir de ese instante fue tan breve como un suspiro.

Me giré, encaré, disparé y me quedé sorprendido viendo como caía mi primera becada entre las ramas de las encinas del otro lado de la pista.
 

Desde entonces aprendí a ser cazador

Es difícil plasmar en palabras la sensación que me embargó en ese momento.

Una mezcla de nervios y felicidad que se tradujeron en gritos sin sentido, porque verdaderamente no sé ni lo que pude llegar a decir.

A voces le anuncié a mi tio que la sorda había caído, entre tanto él había escuchado el disparo y el jaleo posterior y se esforzaba por llegar a mi altura abriéndose paso como podía entre el mar de ganzos que nos separaba.

Me felicitó y me preguntó dónde había caído, algo a lo que no supe responder, supongo que la explosión de sensaciones no dejó espacio al sentido común…

Por suerte, sus perras no tardaron dar con ella y pudimos cobrarla enseguida.

Ahora ya la tenía entre mis manos, prueba de que el azar es fiel compañero del aprendiz.

Era mi primer éxito, una suerte que me engachó para siempre a este noble arte que es la caza de la becada.

Con los años he tenido oportunidad de cobrar muchas más. Todas ellas las guardo en el recuerdo, todas tienen una bonita historia detrás que merece ser contada, todas han supuesto una gran exigencia y esfuerzo, pero ninguna es tan especial como aquella, mi primera becada, una de las razones por las que hoy si, aunque entonces no, me considero cazador.

¡Un abrazo y al monte!
 
 
 
Te animo a que amplíes el contenido contándonos tu primera experiencia y si te ha gustado el post, no dejes de compartirlo en redes sociales desde los botones que encontrarás al final del artículo.
 
 
 

Seguro que te interesa...
Artículos relacionados sobre caza
Coto de codorniz en Palencia Norte | Coto de caza Báscones de Ojeda | Cuaderno de Caza

Báscones de Ojeda, recuerdos de mi primer coto de codorniz

Quizás por ser escenario de mi debut codornicero o por lo bien que nos acogieron en el pueblo, lo cierto es que Báscones de Ojeda...
Read More
Fotos cazando la becada en Cantabria | Cuaderno de Caza

Resumen de las primeras jornadas de caza en imágenes…

Hoy quiero compartir contigo un sencillo resumen gráfico de estas primeras jornadas, con fotos cazando la becada en Cantabria. Un pequeño esbozo con algunos de...
Read More
El chaleco del cazador | Prendas favoritas en la caza | Cuaderno de Caza

El chaleco del cazador, tradición y fetiche

Si hay un artículo de nuestro equipamiento que nos representa y nos diferencia del resto de aficionados al monte, ese es el chaleco del cazador....
Read More
Anécdotas cazando la sorda | Anécdotas cinegéticas | Cuaderno de Caza

Cuando las becadas vuelan de tres en tres…

A lo largo de estos años he podido vivir y disfrutar diferentes anécdotas cazando la sorda. Algunas más surrealistas que otras. La más reciente, la...
Read More
Orden de vedas Cantabria 2019-2020 | Plan Anual de Caza Reserva Regional de Caza Saja 2019 - 2020 | Fechas temporada de sorda en Cantabria | Apertura temporada de becadas Cantabria | Fechas media veda Cantabria | Cupo de sordas en Cantabria | Fechas perreo de sorda en Cantabria | Cuaderno de Caza

Orden de vedas Cantabria 2019-2020

Como cada temporada, ya tenemos disponible la Orden de Vedas Cantabria 2019-2020, publicada por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, que dispone la...
Read More
Cazando codornices en la Media Veda | Caza de codorniz en Palencia | Caza de codorniz en Castilla León | Cazando codornices en Septiembre | Blog de Caza menor | Cuaderno de Caza

Llega Septiembre, pero aún quedan codornices

Hablando con otros cazadores me queda la sensación de que este año hemos sido unos auténticos privilegiados, pues la escasez de pájaros en otros acotados,...
Read More
Blog de caza

¿Te aviso para el próximo post?

¿Te ha gustado este post sobre mi primera becada?. Forma parte de mi Comunidad y recibe los últimos artículos en tu mail.

2 Comentarios
  1. Primera becada, perdiz o codorniz son los pájaros que dejan huella y nos adentran en el mundo de la caza.
    Asomados al balcón de sus alas jamás las olvidaremos por muchas otras que vengan después.

¡Házte notar, contribuye con tu opinión!

Sigue tu instinto...¡No te vayas sin suscribirte!

Solo tienes que introducir tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...

Veo que llevas un rato en el blog...¿Te está gustando el contenido?

Si es así, puedes suscribirte y formar parte de la Comunidad de Cuaderno de Caza, que ya supera los 3000 miembros. Solo tienes que dejarme tu nombre y correo electrónico y empezarás a recibir en tu bandeja de entrada los últimos artículos publicados en el blog, novedades, contenido exclusivo para suscriptores y mucho más...