Como gran romántico que soy, disfruto conservando todas aquellas cosas que tienen algún significado para mí, por muy humildes que sean, y mi primera escopeta de caza es una de ellas.

Quizás, por ser un regalo, por su procedencia, por lo que significa, por ser la escopeta con la que abatí mis primeras sordas o porque cada vez que la miro, me vienen a la cabeza muchas sensaciones y grandes momentos que nunca olvidaré, siempre tendrá un lugar de privilegio en mi armero y en mi historia como cazador.
 

Mi primera escopeta de caza

Como ya os he contado en otro post, sobre mi primera experiencia cinegética, descubrí la caza y todo lo que le rodea, de mano de mi tio y mentor, hace unos 10 años.

Me impactó tanto aquella primera jornada tras la Dama del Bosque, que a lo pocos minutos de echar a andar, ya sabía que aquella gran afición de mi tio, también se convertiría en la mía.

Así que nada más finalizar aquellos días de morralero y aprendiz, la “maquinaria empezó a funcionar” para que, al año siguiente, pudiese descubrir por mis propios medios los grandes secretos que esconde la caza de sordas.

Y una de las primeras cosas que necesitaba era mi primera escopeta de caza, para lo cual no tuve que esperar mucho, ya que mi tio tuvo el gran gesto de regalarme una de las suyas.

Se trataba de una antigua paralela Aguirre Aranzábal de calibre 12 con cañones de 71 cm, fabricada en Eibar.

Mi primera escopeta de caza | Blog de caza | Cuaderno de Caza

 

Paralela Aguirre Aranzábal

De maderas nobles, bastante marcadas por el uso, pero con unos bonitos grabados en el guardamanos, en la culata y también en la báscula, a pesar de llevar muchos años sin salir de su funda, estaba en buenas condiciones.

Solo tuve que empavonar los cañones, aprovechando que los enviamos a cortar para adecuar su longitud a las características de la caza de la becada, para dejarla prácticamente como nueva y lista para disfrutar de una nueva oportunidad, la que yo estaba encantado de ofrecerle.

Enseguida hice mía aquella paralela, con un sentimiento de propiedad que pocas veces había tenido antes y que aún mantengo, pues ni se me pasa por la cabeza desprenderme de ella.

Mi primera escopeta de caza | Blog de caza | Cuaderno de Caza
 

Primeras sordas con mi nueva escopeta

Me moría de ganas de salir al monte con ella y escuchar por primera vez su sordo estruendo, pero todavía tuve que esperar varios meses para poder estrenarla, concretamente, hasta la apertura de la general en Octubre. Hablamos del año 2009.

Como nobel que era y ante un pájaro que penaliza al máximo esa condición, no tuve muchas oportunidades de probar mi puntería en los primeros meses de veda.

Sin embargo, ya al final de temporada, mi esfuerzo e ilusión se vieron recompensados con un lance que no olvidaré y que deparó el cobro de mi primera becada.

Fue un 6 de Febrero, poco antes de terminar la jornada.

Acompañado de mi tio y de sus perras Tali y Luna, llevábamos un buen rato tratando de poner a tiro una esquiva sorda, en una zona bastante cerrada de encinas.

Él decidió seguir a las perras entre las encinas y yo me coloqué unos metros más adelante para tratar de cubrir los posibles vuelos del pájaro.

Y en esa ocasión, constaté que la suerte me había guiñado un ojo, cuando la escuché levantar el vuelo entre las ramas y salir en dirección a mí.

Fue tan rápido que no recuerdo los detalles con exactitud…

Solo un cosquilleo enorme en el estómago, una sensación extraña en mi cuerpo, una rápida reacción, un disparo a tenazón, un culatazo de cuidado y la sorda cayendo unos metros más adelante…

Mi primera escopeta de caza | Blog de caza | Cuaderno de Caza

 

Casi rompo a llorar…

Tal fue mi explosión de júbilo que ni me fijé dónde había caído.

Estaba nervioso, extremadamente contento y gritándole a mi tío como un descosido… ¡¡¡A caído, a caído!!!.

Menos mal que los perros si fueron capaces de poner un poco de templanza al acontecimiento y, después de rastrear la zona, encontraron la sorda a unos 30 metros de dónde yo les había indicado que podía estar…

Una semana después, coincidiendo con el cierre de la veda, cobré mi segunda becada, ¡Estaba en racha!… Pero esa historia ya os la contaré más adelante.

Mi primera escopeta de caza | Blog de caza | Cuaderno de Caza
 

Disfrutando de mi primera escopeta de caza

Disfruté mucho de mi primera escopeta de caza, y aún lo hago, pues aunque al año siguiente compré una semiautomática de Benelli, de vez en cuando aún la saco y rejuvenezco el recuerdo de mis primeros días como cazador.

En casa, como decía al principio del post, ocupa una lugar de privilegio en mi armero y ahí seguirá mientras tenga uso de razón.

Periódicamente la desmonto y, mientras voy limpiando cada una de sus piezas con absoluto cuidado, voy recordando aquellos intensos días de caza, la ilusión de mis primeros lances, errores y aciertos, esa primera becada que me embargó de felicidad…

Para mí, el significado y la importancia de las cosas no reside en su valor económico, sino en los momentos que has compartido, en el respeto hacia quien te lo regaló, en el recuerdo de las magníficas sensaciones que te ha generado…
 
¿Qué recuerdos tienes de tu primera escopeta?. ¿Aún la conservas?
 
 

Artículos relacionados
Mi primera experiencia cinegética Dicen que la primera vez no se olvida, queda alojada en el recuerdo y en el caso de mi primera experiencia cinegética, así fue. A diferencia de otros muchos cazadores, no me inicié en la caza a eda...
Zar, mi setter inglés de becadas Mis perros, mis setter inglés de becadas, ocupan un protagonismo esencial en mis jornadas de caza, pero también en muchos otros aspectos de mi vida cotidiana, ya que prácticamente los considero miembr...
Darko, otro crack tras la Dama Como ya sabéis los que habéis leído alguno de mis artículos anteriores, mis perros son la parte más esencial en cada jornada de caza, como también lo son en mi vida cotidiana, por lo que voy a aprovec...
Esa enigmática Dama me sigue desconcertando Llevo más de una década cazando la becada. Supongo que el doble de tiempo que algunos y solo un cuarto del que llevarán otros muchos. En cualquier caso, estamos hablando de un mínimo de 500 jornada...
Cuando lo sencillo se convierte en imprescindible Dentro del equipamiento de un cazador, el arma es probablemente una de las herramientas fetiche. Sin embargo, la escopeta de un cazador de becadas tiende a ser más funcional y cómoda, que bonita u ori...

Amante de la caza y la naturaleza, enamorado del setter inglés y sordero empedernido. Entre encinas, robles y hayas disfruto de cada instante que me ofrece el monte, alejándome cada vez más del lamentable postureo cinegético.

Blog de caza

¿Te aviso para el próximo post?

¿Te ha gustado este post sobre Mi primera escopeta de caza?. Forma parte de mi comunidad y recibe los últimos artículos en tu mail.

Deja tu comentario