A medida que avanza la temporada se van sumando nuevas jornadas tras la sorda y con ellas, alguna que otra anécdota y muchos momentos de tensión, que independientemente de cómo se resuelvan, te dejan esa sensación positiva y reflexiva sobre lo bonita que es la caza de la becada y lo dura y esquiva que se muestra casi siempre.

Aunque por falta de tiempo no he podido escribir en el blog, estas últimas fechas no he dejado de subir al monte, disfrutando además de jornadas muy amenas, con algunos momentos incluso memorables.

Uno de ellos, el que te voy a contar en este post, transcurrió el domingo pasado, en compañía de mi tío y sus perras Duma y Sara.
 

Qué bonita es la caza de la becada

Si la temporada pasada fue una de las mejores que recuerdo, desde luego este año no ha empezado nada mal.

El coto en el que cazo está bastante cerca de la costa y no supera los 500 metros en sus zonas más altas, por lo que la tendencia general es que no veamos sordas hasta entrado Noviembre o, como mucho, alguna esporádica a finales de Octubre.

Esta temporada, sin embargo, han adelantado su visita, espoleadas quizás por el mal tiempo en el norte de Europa y desde el 20 de Octubre que volamos la primera, hemos podido ver pájaros cada uno de los días que hemos subido al monte.

El último, el domingo pasado, nos sumergimos en una emocionante batalla con una escurridiza sorda, que más bien parecía un fantasma, con toda la intención de vender cara su vida.

Y tan cara la quiso cobrar que al final logró darnos esquinazo, a pesar de que dos cazadores y cuatro setters experimentados en la caza de la becada, hicieron todo lo posible por alcanzar un final distinto.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Dos cazadores y cuatro setters a la caza de la becada

Con una mañana bastante agradable, en lo que parecía un intermedio del temporal reciente que hemos vivido estas últimas semanas en Cantabria, me junté con mi tío y sus dos perras, Duma y Sara, que en compañía de Zar y Darko, conformaban un equipo muy solvente de auxiliares experimentados en la caza de la becada y aún más en el terreno que íbamos a recorrer.

El día anterior, mi tio había logrado volar tres becadas, por lo que el punto de partida estaba más que claro.

Pertrechados de escopeta, cartuchos y todo el equipo necesario, iniciamos el ascenso al monte, revisando las cabeceras de las arboledas más bajas, que no son especialmente querenciosas, pero en estas fechas de entrada, hasta el borde de los caminos puede considerarse “zona hostil”.

Poco a poco fuimos ganado altura, abriéndonos paso entre encinas y helechos, con los perros por delante revisando cada esquina y buscando esa leve emanación que nos permitiese fijar el primer objetivo.

A buen ritmo, motivados por la expectación que nos generaba el día, en menos de una hora estábamos en la parte más alta del acotado, en una zona entremezclada de pinos y avellanos, donde mi tio había volado una de las tres sordas del día anterior.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Un buen susto como preludio de lo que nos acontecía

Desde esa posición la estrategia era ir descendiendo para ganar ventaja en un hipotético lance y obligar al ave a buscar zonas más favorables para nosotros en caso de no poder resolverlo.

Y con favorables, me refiero a cualquier parte dentro del coto, ya que desde allí, perfectamente podía atravesar los límites y darle juego a otros que no íbamos a ser nosotros.

Pero como anticipo de todo lo que nos acontecía, Darko se cayó a un torco bastante profundo.

Tengo la sensación de que a veces nosotros mismos “provocamos estas situaciones con la mente”, pues tan solo unos segundos antes, mientras bordeaba el puñetero torco, pensé…

Con la de veces que hemos pasado por aquí, un día de estos se nos va a caer un perro…

Y en realidad creo que aún lo estaba mascullando cuando me giré y vi como la carrera de Darko se daba de bruces con el fondo del agujero…

No sé qué me costó más, si sacarlo a él o salir yo mismo, pues el agujero, además de profundo, era bastante ancho, con pocas zonas de agarre y las rocas, muy mojadas por las lluvias de los días anteriores, resbalaban muchísimo.

El caso es que el susto quedó en eso, en un simple susto.

Pues más allá de un par de rasguños leves y la típica flojera nerviosa en las patas, Darko estaba perfectamente e incluso pudo seguir cazando con normalidad.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Primer lance de la mañana

Lo curioso es que a pocos metros del suceso nos esperaba esa becada que habíamos subido a buscar.

Pero no tenía intención de intercambiar opiniones con nosotros, ya que nada más acercarnos, salió como alma que lleva el diablo, golpeando con fuerza las ramas de la pequeña encina en la que se refugiaba y perdiéndose por detrás de uno de los grandes pinos que teníamos delante.

Ese primer avistamiento disipó cualquier sensación negativa que pudiésemos tener después del accidente de Darko y nos motivó a seguir su rastro con más ahínco.

Ya teníamos fijado el objetivo, a suerte estaba echada…

¡Alea jacta est!

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Persecución, muestras, tensión, esfuerzo…

Conocemos muy bien la zona y más o menos, teníamos clara la dirección que había seguido, por lo que cruzamos los pinos y nos adentramos en una vaguada de avellanos.

Enseguida llegamos al final de los avellanos, que se integran con otra profunda vaguada de viejos hayas, cuyo borde recorrimos con tranquilidad, dejando trabajar a los perros, que se afanaban en su búsqueda, mientras nosotros no perdíamos detalle desde la altura.

En ese impasse, vi como Zar y Darko ralentizaban el paso y ganaban en prudencia hasta quedarse en muestra.

Tan solo fue un breve instante, un pequeño espacio de tiempo, insuficiente para llegar y encarar la escopeta, por lo que nuevamente nos tuvimos que conformar con intentar adivinar la dirección que tomaba su vuelo.

Era la segunda vez que conseguíamos levantarla y la tercera no tardó en llegar, pues eligió su nuevo cobijo al otro lado de la vaguada de hayas.

Aquí el error fue nuestro, pues no imaginamos un vuelo tan corto y cuando los perros llegaron a su altura, ni estábamos preparados, ni tampoco lo suficientemente cerca como para tratar de resolver el lance.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Cambio de estrategia

Decidimos parar, sentarnos y tomar un descanso.

Era momento de bajar las revoluciones y darle sosiego al ave, pues quizás de ese modo, en el siguiente encuentro sería más condescendiente con nosotros (Es decir, aguantaría más tiempo la muestra…)

Pasados unos minutos, después de fumar un purillo, comentar la jugada y valorar opciones, decidimos cambiar de estrategia, separarnos y buscar un nuevo lance desde posiciones distintas.

Mi tio atravesó el hayal y siguió recto hacia la zona donde, más o menos, preveíamos que podía estar.

Y yo me salí, buscando dar un rodeo apresurado, para volver a encontrarme con él de frente.

Antes de que eso ocurriera, Duma y Sara se volvieron a quedar en muestra, mirando hacia un rondo de encinas con mucha maleza alrededor.

Los perros estaban haciendo un trabajo espectacular y yo estaba seguro de que habían vuelto a dar con ella, por lo que eché a correr para avanzar con rapidez los 150 ó 200 metros que me faltaban.

Me coloqué bien, en un pequeño alto que me ofrecía una buena perspectiva de la situación, con mi tio en frente, a unos 50 metros más abajo, tratando de cubrir otra de sus escapatorias.

Esta vez la sorda nos dejó ilusionarnos aguantando algo más el bloqueo de Duma y Sara, pero no tardó en echar al traste nuestros sueños arrancando como una flecha bajo la cobertura de un árbol, que sinceramente, ahora mismo no sé ni qué era…

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Desesperación & motivación

Es difícil explicar la sensación que nos embargaba en ese momento.

Desesperación y motivación, dos conceptos absolutamente contrapuestos, iban y venían con la misma velocidad con la que nosotros tratábamos de recuperar el aliento para seguir en su busca.

Y los perros, que rara vez manifiestan su descontento, por suerte para nosotros, no perdieron ni el más mínimo segundo en decidirse a buscarla de nuevo.

La cacería aumentó aún más el ritmo, tratando de seguir a Duma, Sara, Zar y Darko, que estaban absolutamente descontrolados y encendidos por los recientes lances.

Aunque esta vez nos costó algo más dar con ella.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Y a la quinta…

Había dos posibles destinos y elegimos en primer lugar el que a la postre resultó erróneo, por lo que nos tocó volver a subir el monte camino de la otra opción, un conjunto de avellanos bastante querenciosos.

Al llegar, revisamos cada palmo de terreno.

Si los perros no cesaban la brega, nosotros no podíamos permitirnos el lujo de perder la ambición de volver a medirnos con ella.

Nos volvimos a separar para emboscar la zona desde los flancos, pero hasta el momento la búsqueda estaba siendo ineficaz.

Zar y Darko se sumergieron entre la maleza, peleando con escajos y pinchos para llegar a esa emanación que tanto anhelaban.

Entre tanto, Duma y Sara buscaban entre los avellanos ante nuestra atenta mirada.

En uno de sus recorridos, Duma cambió drásticamente el rumbo y se dirigió hacia un conjunto de maleza y escajos que precedía a una zona de pasto en limpio.

No me lo pensé y eché a correr.

No tardó en quedarse en muestra. Luego llegó Sara, después Darko y ambos se pusieron a patrón.

Yo seguí corriendo, buscando la zona limpia, pues preveía que por ahí trataría de escapar la becada o al menos, tendría más opciones de disparo.

Y prácticamente había llegado al punto deseado cuando la sorda volvió a levantar el vuelo para perderse por encima de los avellanos…

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Caza de la becada… ¿Indulto o victoria?

No lo vi con claridad, pero la sensación es que había vuelto a la zona de partida, por lo que decidimos buscar un nuevo objetivo.

Nuestra decisión podría considerarse un indulto temporal, pues sin duda alguna se lo merecía.

Pero seamos francos, ninguno de los dos tenía ganas de volver a subir el monte después de más de tres horas de paliza detrás de ella.

De modo que podría decirse que nos venció. De hecho lo hizo, claro que lo hizo. Fue justa vencedora.

La caza de la becada es así y justamente en esto radica su belleza.

Por eso engancha a todo aquel que lo prueba por primera vez.

Ser becadero es una droga irreversible.

La caza de la becada es dura, exigente, literalmente te obliga a dejarte la piel tratando de atravesar zonas inaccesibles y no siempre tiene recompensa.

Pero cuando la alcanzas, cuando eres capaz de abatir una sola de esas imponentes aves, la sensación de grandeza es inigualable.

Caza de la becada | Cazando becadas en Cantabria | Veda general 2018 | Cuaderno de Caza
 

Volveremos a su encuentro

Personalmente, situaciones como estas me impiden pensar en otra cosa a lo largo de la semana.

Cuento las horas y los minutos para volver al monte en su busca, para volver a medirme con ella y testar fuerzas otra vez.

Ejemplares como esa sorda, que fue capaz de dar esquinazo a dos cazadores y cuatro setters experimentados, suponen un gran reto que debe ser enfrentado con el máximo respeto, pues sin duda, el oponente volverá a estar a la altura del mismo.

¡Suerte y buena caza de la becada!
 
 
Y como siempre, si te ha gustado el post, no dudes en compartirlo un poco más abajo…
 
 
 

Seguro que te interesa...
Artículos relacionados sobre caza
Cazadores veteranos | Consejos caza de becadas | Cuaderno de Caza

La caza se hace en un momento

Cada vez más, me gusta escuchar la voz sensata y experta de esos cazadores veteranos, curtidos en mil batallas, con muchas horas de monte en...
Read More
Orden de vedas Cantabria 2018-2019 | Plan Anual de Caza Reserva Regional de Caza Saja 2018 - 2019 | Fechas temporada de sordas en Cantabria | Apertura temporada de becadas Cantabria | Fechas media veda Cantabria | Cupo de sordas en Cantabria | Fechas de perreo de sorda en Cantabria | Blog de caza menor | Cuaderno de Caza

Orden de vedas Cantabria 2018 – 2019

Como cada año ya tenemos disponible la Orden de Vedas Cantabria 2018-2019 (En realidad ya hace un tiempo que se publicó), así como el Plan...
Read More
Cazando codornices en Palencia Norte | Cazando codornices en la Media Veda | Caza de codorniz en Palencia Norte | Caza de codornices en la Valdavia | Resultados Media Veda 2018 | Resultados caza de codorniz en Palencia | Blog de Caza menor | Cuaderno de Caza

Seguimos tras las africanas en la Media Veda

Con el coto prácticamente cosechado al 100 % seguimos cazando codornices en Palencia Norte con resultados un tanto irregulares. Si bien en las dos primeras...
Read More
Recuerdos de la Media Veda 2011 | Caza de codorniz en Báscones de Ojeda | Media veda de codorniz en Báscones de Ojeda | Recuerdos caza de codorniz en Palencia | Blog de Caza menor | Cuaderno de Caza

Recuerdos de la Media Veda 2011… Parece que fue ayer

Decía Karina, en su famosa canción, que cualquier tiempo pasado nos parece mejor y es cierto, o al menos a mí me ocurre, que revisando...
Read More

Por fin llegó el tiempo de las becadas…

¡Ya está aquí…!. Por fin llegó esa fecha que todos los sorderos esperábamos con ansia e ilusión. Por fin mañana veremos culminada nuestra espera con...
Read More
Cazando codornices en la Media Veda | Caza de codorniz en Palencia | Caza de codorniz en Castilla León | Cazando codornices en Septiembre | Blog de Caza menor | Cuaderno de Caza

Llega Septiembre, pero aún quedan codornices

Hablando con otros cazadores me queda la sensación de que este año hemos sido unos auténticos privilegiados, pues la escasez de pájaros en otros acotados,...
Read More
Blog de caza

¿Te aviso para el próximo post?

¿Te ha gustado este post sobre qué bonita es la caza de la becada?. Forma parte de mi comunidad y recibe los últimos artículos en tu mail.

¡Házte notar, contribuye con tu opinión!