Llueve, huele a pino, a tierra húmeda… ¡Y a becada!

Esta vez vuelvo a dejarle protagonismo, pluma y papel a Eduardo Gutiérrez, para que dé forma a un precioso relato de caza de becadas.

Un relato de caza de becadas que ya publicó en la revista anual del Club de Cazadores de Becada y que hoy recicla para compartirlo con la Comunidad de Cuaderno de Caza.

¡Os dejo en sus manos!
 

Relato de caza de becadas: Llueve

Llueve, al termómetro le cuesta marcar en positivo, el viento del norte corta la cara y las manos, pero no tengo frío. El hecho de estar en constante movimiento lo impide.

Calado hasta los huesos, noto el peso de una ropa que no admite una gota más de agua.

Cada pocos segundos, siento un nuevo desgarro en mis ya más que arañadas piernas y, a pesar de todo, solo pienso en que se detenga el tiempo, en que no termine esta jornada, porque ese fantasma que hace un rato he sentido volar, no puede estar muy lejos.

Hace horas que empecé a caminar pero en realidad parecen haber sido unos pocos minutos.

No despeja, la luz del sol encuentra demasiados obstáculos para iluminar el interior de este monte con solvencia. Nubes, lluvia y unas frondosas ramas dificultan su labor.

Llueve, huele a pino, a tierra húmeda y al aceite de una escopeta que aún está esperando descargar el primer tiro.

Y a perro mojado. Mojado pero noblemente entregado a su pasión.

Relato de caza de becadas | Cuaderno de Caza
 

De pronto, llega el ansiado momento…

Lo mismo me ocurre a mí, pues me vuelvo prácticamente insensible al frío, al cansancio y a los pinchazos propinados por las zarzas cuando permanezco atento a cada uno de sus movimientos, intentando adivinar cuando cesará el sonido seco del cencerro para finalmente caer en muestra.

El tintineo del campano se aleja hacia la derecha, entre tanto mi mirada y mis pasos se dirigen hacia la regata que tengo enfrente.

De pronto, el momento esperado se produce. Cuando menos me lo espero, se cierne un absoluto silencio.

Rápidamente cambio de dirección y me acerco con cuidado buscando entre el sotobosque de helechos, zarzas y pequeños acebos hacia el sitio exacto donde el cencerro detuvo su música y…

Ahí esta el perro, tumbado, con la cabeza alta, ligeramente girada hacia su izquierda y esa mirada de reojo inconfundible que me acelera aún más el pulso porque sé que la tiene.

Analizo el lugar a toda prisa y busco tapar la salida, pero ya no es necesario.

El espectro con el que llevo toda la mañana jugando al gato y al ratón, ha vuelto a esfumarse sin darnos oportunidad. Solo el ruido de un aleteo alejándose y su inconfundible firma fresca, me hacen saber que, una vez más, ha sido más rápida que nosotros y ha abandonando el lugar como un ladrón de guante blanco, que desaparece en el último instante sin ser visto, pero a quien le gusta dejar constancia de su presencia a modo de desafío para su perseguidor.

Relato de caza de becadas | Cuaderno de Caza
 

La partida no finaliza aquí…

Llueve.

El juego no termina aquí, al reloj le quedan horas y al monte muchos rincones.

La partida gana interés cuando el adversario demuestra una y otra vez su astucia. Llamo al perro con un largo silbido y, por un momento, me detengo.

Intento desgranar y comprender los movimientos que ha hecho mi rival, mientras con la empapada manga de la camisa, aparto las gotas de agua y sudor que resbalan por mi frente.

Huele a pino y a tierra húmeda.

Los helados pies me invitan a reanudar la marcha. Un par de minutos quieto en días como el de hoy, suponen que el frio te atrape y resulte muy difícil deshacerse de su incomoda compañía.

De nuevo en la búsqueda, recorro el terreno dejando atrás estos árboles que tantas veces me han visto pasar, siempre en la misma actitud. Durante años he pisado cada centímetro de esta tierra húmeda y oscura que los nutre.

El campano sigue con su melodía incansable, como incansable es el trabajo realizado por quien lo porta. Arriba y abajo, a derecha e izquierda, recorriendo cada una de las regatas de este inmenso bosque de pinos con una sola fijación en su cabeza: encontrar la emanación que le lleve hasta la ansiada presa.

Y de pronto lo consigue. Otra muestra, otro acercamiento infructuoso, otra ocasión en que nos la juega y la historia vuelve a empezar.

Relato de caza de becadas | Cuaderno de Caza
 

Llueve, huele a pino, a tierra húmeda, a perro mojado…

Es tarde ya. Me queda tiempo para un último intento.

Si falla mi intuición habrá que dejarlo por hoy, pero tras este último levante y a pesar de que ni siquiera la he visto, creo que sé a donde puede haber ido. Son unos cuantos años ya, jugando la misma partida de ajedrez, en el mismo tablero, pero con oponentes diferentes.

Busco referencias para llegar al sitio.

Es aquí, no hay duda, el mismo acebo inconfundible, el viejo tronco caído sobre una alfombra de hierba más propia de un campo de golf que de un monte del norte, y ese claro por el que siempre entra algo de luz y que tanto les gusta.

Oigo al perro acercarse desde arriba, viene corriendo de frente a mí para detener instantáneamente su carrera, cayendo en una muestra tan bella como firme.

La tiene.

La fortuna ha querido que quede bloqueada entre ambos. El corazón se acelera de nuevo, los segundos se hacen horas mientras contemplo la preciosa estampa.

Solo queda esperar a que uno de los dos dé el paso y, finalmente, es ella quien lo hace con una arrancada rápida buscando taparse con las ramas del acebo.

El ruido del aleteo y el de un disparo a tenazón prácticamente se solapan y … “¡¡Tráela!!”. “¡¡Muy bien!!”.

Relato de caza de becadas | Cuaderno de Caza
 

¡Y a becada!

Orgulloso se acerca con ella en la boca y se sienta frente a mí. La recojo mientras le acaricio disfrutando del momento y le retiro algunas plumas que han quedado pegadas a sus belfos.

Con la mano izquierda, la sujeto colgando de su largo pico mientras con la derecha, le coloco las plumas para que no pierda su elegancia.

La miro sosteniéndola en mi mano deseando poder devolverle la vida y, sin querer, hago eso que aprendí de niño y no puedo evitar: acercarla a mi nariz para recordar su aroma.

Llueve, huele a pino, a tierra húmeda, a perro mojado y… ¡A becada!

¡Un abrazo y al monte!
 
 
Seguro que tienes mucho que aportar y estamos deseando escucharlo, así que te animo a que dejes un comentario en el formulario con tu opinión sobre este relato de caza de becadas.

Y si te ha gustado este post con el relato de caza de becadas de Eduardo Gutiérrez, puedes compartirlo en tus redes sociales desde los botones que encontrarás al final del artículo.
 
 

Si te ha gustado... ¡No olvides compartirlo!
Te recomiendo...

Una idea contra el bajo relevo generacional

163shares Facebook149 Twitter14 WhatsApp Email0Se me ha ocurrido una idea… Iniciativas en favor de la caza A veces las mejores...
Read More

Caza, niños, tabúes e incoherencias

162shares Facebook149 Twitter13 WhatsApp Email0¿Por qué no puedo llevar a mi hijo de caza? ¿Por qué no puedo llevar a...
Read More

¿Dónde quedan nuestros derechos como cazadores?

161shares Facebook149 Twitter12 WhatsApp Email0¿Dónde quedan los derechos del cazador? No es una cuestión de cazadores contra agricultores, a quien...
Read More

¡Alarma… Cazadores autodestructivos!

161shares Facebook149 Twitter12 WhatsApp Email0¡Alarma… Cazadores autodestructivos! Ni entiendo ese perfil de cazadores autodestructivos que tanto abunda en nuestro colectivo,...
Read More
Más Caza...
Primeras jornadas de caza tras la becada | Cuaderno de Caza

Ya tenía ganas de andar entre encinas y hayas…

0share Facebook0 Twitter0 WhatsApp Email0Ya tenía ganas de que llegasen estas primeras jornadas de caza tras la becada, de andar...
Read More
Primera experiencia cinegética | Bautismo de caza | Primera experiencia caza de becadas | Blog de caza menor | Cuaderno de Caza

Mi primera experiencia cinegética

0share Facebook0 Twitter0 WhatsApp Email0Dicen que la primera vez no se olvida, queda alojada en el recuerdo y en el...
Read More
Fotos cazando la becada en Cantabria | Cuaderno de Caza

Resumen de las primeras jornadas de caza en imágenes…

62shares Facebook62 Twitter0 WhatsApp Email0Hoy quiero compartir contigo un sencillo resumen gráfico de estas primeras jornadas, con fotos cazando la...
Read More

Por fin llegó el tiempo de las becadas…

0share Facebook0 Twitter0 WhatsApp Email0¡Ya está aquí…!. Por fin llegó esa fecha que todos los sorderos esperábamos con ansia e...
Read More
Del campo a la mesa | Me como lo que cazo | Cuaderno de Caza

Con la caza… ¡Del campo a la mesa!

190shares Facebook190 Twitter0 WhatsApp Email0Del campo a la mesa, porque no hay para mí mayor logro que ser capaz de...
Read More
La becada es un ave muy inteligente | Becadas 2019 | Cuaderno de Caza

A la becada, como la dejes pensar…

120shares Facebook120 Twitter0 WhatsApp Email0La becada es un ave muy inteligente y con una gran capacidad de supervivencia, prueba de...
Read More
Te puede interesar...

Camisetas personalizadas de caza

4shares Facebook0 Twitter4 WhatsApp Email0Llega un momento en que queremos hacer un regalo original a un cazador o simplemente, vestir...
Read More
Chaleco de caza naranja BeniSport | Cuaderno de Caza

Chaleco de caza BeniSport, el idóneo para Caza Mayor

2.0Kshares Facebook2.0K Twitter4 WhatsApp Email2La reseña de hoy va sobre el sección de reviews de caza una prenda de alta...
Read More
Botas Chiruca Cares Boa 08 Hi Vi ▷ Reseña y opinión TOP VENTAS 2019

Botas Chiruca Cares Boa, reseña y opinión

6shares Facebook0 Twitter5 WhatsApp Email1Hoy quiero poner en valor mi opinión sobre estas botas de caza Chiruca, ya que normalmente,...
Read More
Mochila de caza Beretta Zaino da Caccia ▷ CALIDAD y prestigio en 2019

Mochila de caza Beretta Zaino, calidad en 2020

2shares Facebook0 Twitter1 WhatsApp Email1Hoy te traigo esta mochila de caza Beretta que me ha encantado. Avalada por la calidad...
Read More
Cuchillo de Caza Muela MN-8A | Cuaderno de Caza

Calidad y precio: Cuchillo de Caza Muela MN-8A

1share Facebook0 Twitter0 WhatsApp Email1Si estás buscando una joyita funcional, como el Cuchillo de Caza Muela MN-8A, desde aquí puedes Comprar...
Read More
Pantalones de caza Chiruca Silvano Pro | Cuaderno de Caza

Pantalones de caza Chiruca Silvano, los mejores de 2020

2shares Facebook0 Twitter1 WhatsApp Email1Estos pantalones Chiruca de caza están entre los mas elegidos por los cazadores y es por...
Read More
Suscríbete

¿Te aviso para el próximo post?

¿Te ha gustado este relato de caza de becadas?. Forma parte de la Comunidad y recibe un correo mensual con las mejores publicaciones en tu mail.

¡Házte notar, contribuye con tu opinión!

 
¡Sígueme en redes sociales!
Send this to a friend