Una imagen vale más que mil palabras

La imagen tiene un poder universal. Transmite sensaciones, su trasfondo emocional puede llegar a ser muy alto y es capaz de impactar de forma inmediata.

Puede ser amable, sugerente, adictiva y si es buena, nos invita a explorar y querer saber más.

Pero también es susceptible de generar repudio, rechazo, conflicto, negatividad…

Si exportamos la reflexión al ámbito cinegético, ¿Por qué no nos replanteamos el enfoque de las imágenes que publicamos y empezamos a mostrar un mayor respeto por la pieza abatida?

¿Por qué nos empeñamos en destacar la parte menos atractiva de la caza?

¿Será que realmente no tenemos ningún respeto por la pieza abatida?

No lo creo…
 

Ética y respeto por la caza abatida

Hablo de transmitir la verdadera esencia de la caza.

Esa ética venatoria tan imprescindible que nos recuerda el modo en que nuestros ancestros contemplaban la caza.

Lo que ocurre antes y después del disparo es mucho más relevante que el sacrificio de la muerte, pues para mí el arma es un actor secundario.

Y con esto no pretendo cuestionar como cada uno de nosotros entendemos la caza, pues se trata de un sentimiento personal e intransferible.

Pero si considero razonable que nos replanteemos el modo en que la mostramos hacia el exterior.

Y no solo hacia el exterior.


 

Dignifiquemos la caza ante una crítica opinión púbica.

No es ningún secreto que la opinión pública cada vez es más crítica con nuestra forma de vida.

Y ya no hablo de asociaciones animalistas, veganos o anti-caza.

El propio ciudadano de a pié es actualmente muy propenso a mostrar rechazo y verter opiniones negativas sobre la caza.

Y esto es una losa que tarde o temprano terminará por sepultarnos.

¿Qué podemos hacer?

Empezar por ser nosotros mismos quienes dignifiquemos la caza, ofreciendo una visión mucho más real de lo que implica.

La caza es escuela de vida, sacrificio, disciplina, exigencia, compañerismo, trabajo en equipo…

Una forma de comunión con la naturaleza, una vuelta a nuestras raíces, a nuestros orígenes.

Y desde ese enfoque la debemos promover, no desde la promulgación de la muerte y la sangre.

Veamos a qué me refiero…


 

Esto no es respeto por la pieza abatida

Hablando de caza mayor, es muy común encontrarse esos grandes cuadros presentando las piezas abatidas.

Puedo entender que es tradición, pero también es uno de esos ejemplos que ayudan muy poco a nuestra actividad.

Fotos con los animales tirados de cualquier forma, bañándose en su propia sangre, vísceras a la vista… Lamentable.

Tampoco me gustan, ni transmiten respeto por la pieza abatida, aquellos retratos con el cazador postrado encima de la pieza en señal de superioridad.


 
Y en la caza menor, más de lo mismo.

Nosotros, que vamos con nuestros auxiliares – que son los verdaderos protagonistas en la mayoría de disciplinas – y que muchas veces cazamos en entornos naturales de extremada belleza, simplificamos la jornada retratando una percha de pájaros tirados en el suelo, colgados del morral o directamente cogiendo el ave con una mano y sacando la foto con la otra…

Incluso haciendo las fotos fuera de su entorno, cuando hemos llegado a casa, en la puerta del garaje, como diciendo… Mira qué buen cazador soy y cuántas he matado…

Tenemos que darnos cuenta de lo perjudicial que son todas estas acciones para la buena salud de la caza.

Ya no solo por esos ciudadanos de a pié que empiezan a perseguirnos con picas y antorchas, sino por nosotros mismos.


 

¿Qué es respeto por la pieza abatida?

No hace falta llamar al fotógrafo de Jara y Sedal para que inmortalice la percha, ni apuntarnos a un curso de fotografía intensivo.

Tan solo es necesario que le pongamos un poco de cariño al retrato y cuidemos los detalles, para que la imagen sea natural y transmita lo que debe: esfuerzo, ilusión y máximo respeto.

No cuesta tanto preparar el corzo, el jabalí o el venado para que esta vez si, la imagen que compartamos, transmita ese respeto por la pieza abatida del que llevamos hablando a lo largo de estas líneas.

Si cazas en compañía de tus perros, como actores protagonistas que son, ¿No crees que merece la pena incluirlos en la representación?

Echo de menos capturas exaltando ese compadreo con los compañeros, imágenes en grupo, junto a nuestros perros, después de una exigente jornada de caza, una mesa repleta de amigos o familiares compartiendo la carne de esas piezas abatidas…

Respeto por la pieza abatida | Ética en la caza - Cuaderno de Caza Respeto por la pieza abatida | Ética en la caza - Cuaderno de Caza
 

Conclusiones

Cuidemos lo que publicamos y hagamos un buen uso de los canales que tenemos a nuestra disposición, bien sean redes sociales, foros, blogs…

Está en nuestra mano dignificar la caza como se merece y tratar de darle la vuelta a esa corriente negativa que trata envolvernos.

Dotemos de argumentos nuestra defensa hacia todo aquel que nos provoca, pues tenemos muchos y muy buenos.

Pero sobre todo, transmitamos respeto por la pieza abatida, nos acaba de entregar su vida y debemos demostrar que la caza no termina con el disparo.

¡Buena caza!
 
 

Artículos relacionados
Esa enigmática Dama me sigue desconcertando Llevo más de una década cazando la becada. Supongo que el doble de tiempo que algunos y solo un cuarto del que llevarán otros muchos. En cualquier caso, estamos hablando de un mínimo de 500 jornada...
Cuando lo sencillo se convierte en imprescindible Dentro del equipamiento de un cazador, el arma es probablemente una de las herramientas fetiche. Sin embargo, la escopeta de un cazador de becadas tiende a ser más funcional y cómoda, que bonita u ori...
Campano o beeper, tradición & modernidad Campano o beeper, que complicado es esto últimamente...!!!. El uso del beeper sigue generando malentendidos y división entre aquellos cazadores que los usan de forma satisfactoria y esos otros que ...
La caza en el punto de mira Lamentablemente, no es ninguna sorpresa para nosotros, como cazadores, que esté la caza en el punto de mira de una gran parte de la sociedad, lo que pone en serio riesgo el futuro de la actividad cine...
Reflexiones sobre las cualidades del perro de becadas Hablar de las cualidades del perro de becadas no es un tema, ni mucho menos, exento de un amplio debate, en el que seguramente encontraremos respuestas distintas en función de los gustos de cada uno d...
Emocionado con la llegada de un nuevo cachorro al equipo Pocas cosas me generan mayor emoción e ilusión que incorporar un nuevo cachorro al equipo. En este caso, se trata de Bruce Del Collado de Sejos. Figo para los amigos. Un nuevo aprendiz sobre el que...

Amante de la caza y la naturaleza, enamorado del setter inglés y sordero empedernido. Entre encinas, robles y hayas disfruto de cada instante que me ofrece el monte, alejándome cada vez más del lamentable postureo cinegético.

Blog de caza

¿Te aviso para el próximo post?

¿Te ha gustado este post sobre el respeto por la pieza abatida?. Forma parte de mi comunidad y recibe los últimos artículos en tu mail.

Deja tu comentario